Juegos de Vida: “Camiseta 17”

Javiera seleccionada nacional de fútbol sub 20 de Chile, 2017.

Nuestra seleccionada nacional de fútbol femenino Javiera Toro Ibarra, quien ha defendido ejemplarmente las últimas líneas de avance de sus rivales en las canchas en la Copa del Mundo Francia 2019, logró invadirnos de nostalgia al observar, tras la pantalla del televisor, su despliegue como jugadora adulta profesional.

No hace tanto la veíamos correr de un lado a otro en cada fecha disputada por la Liga Escolar de Futsal, Copa AES Gener de Tocopilla, certamen organizado por dicha empresa en conjunto con Ganamos Todos y la Municipalidad de Tocopilla, cuando jugaba para su Escuela Pablo Neruda. En estas instancias, adentrándose de lleno en su etapa de adolescencia, aprendió algo más que la técnica para moverse y la disciplina para cumplir. Allí comenzó a comprender un mensaje más hondo sobre el deporte que, según describen sus propias palabras, conversando con nosotros en distintas oportunidades, abarcaba un discurso de gran inclusión, de solidaridad, de lealtad y nobleza; donde el resultado de perder o ganar bajaba considerablemente su perfil para ceder mayor importancia a la participación entusiasta.

Javiera junto a su pequeño hijo Lían.

-La Liga AES Gener y la Fundación Ganamos Todos -comentaba Javiera durante una de nuestras entrevistas en sus entrenamientos de la selección- me marcó fuertemente. Allí pude desarrollar más mis talentos y entender el sentido de la responsabilidad, ya que todos los fines de semana debía levantarme temprano para jugar.

Fue parte de la liga tocopillana en la versión del 2012 donde, junto a sus compañeras, se adjudicaron como campeonas y Javiera recibió el título de goleadora con 40 tantos. Sus hermanos menores, Ian y Mía, participaron igualmente en sus respectivas categorías durante los años siguientes. Destacándose cada uno con habilidades diversas, pero compartiendo la misma dedicación.

Javiera junto a su hermano Ian Toro.    Javiera junto a seleccionado nacional Arturo Vidal.    Javiera y equipo femenino de Palestino.

Esta familia de deportistas, cuyos padres, Paula Ibarra e Iván Toro, se encargaron siempre de mantener viva su práctica, ha ocupado un sitial preponderante en la conciencia colectiva de la ciudad. Se han convertido en un referente de imitación, cuya cosecha representada a través de los tres retoños abrazan de orgullo a todo su pueblo. Mía, hasta sólo el año pasado, dejó los pies en el campeonato jugando por su Escuela Gabriela Mistral. Mientras Ian, por su parte, se desarrolla profesionalmente como futbolista Sub 17 en el club O’Higgins de Rancagua.

Javiera, pese a trabajar sin descanso por sus metas personales, es valorada por la comunidad como una joven sencilla y cariñosa, que cada vez que visita la región se preocupa por compartir con la selección de fútbol femenino de Tocopilla, o visitando jornadas deportivas escolares. El 2016, por ejemplo, fue invitada para disputar un partido amistoso con las principales figuras de la liga AES Gener y entregar los premios en la ceremonia final.

Javiera disputando liga AES Gener Tocopilla 2012.    Javiera junto a sus hermanos Ian y Mía Toro.

Abandonó la casa a los 13 años de edad, entregándose a tiempo completo en sus labores de entrenamiento y perfeccionando sus cualidades en distintos equipos, tales como Cobremar de Antofagasta, Code de Iquique, Palestino, Santiago Morning y siendo convocada para el seleccionado nacional chileno de fútbol femenino Sub 20 el año 2017. Momento en que su sueño es conquistado en una bella recompensa de pura realidad.

Hoy dedica sus mejores jugadas a su pequeño hijo Lían de sólo cuatro años. Con la camiseta 17 impregna un poder femenino de enorme dimensiones, sorprende positivamente en cada territorio que recorre, en ella cabe una vida de sacrificio, las memorias de su infancia regada por los baños de intenso calor en el Norte y el aliento de la hinchada chilena, que a su marea desbordante de manos y voces, también nos sumamos hoy sin intenciones de disimularlo…

¡Cómo te queremos, Javiera. Cómo te queremos ver jugar!