Juegos de Vida: “Garra Porteña”

Los Cárdenas Gómez, familia de sumo esfuerzo y sacrificio, residen en el Cerro Los Placeres de Valparaíso. Y no hace mucho tiempo se vieron enfrentados al episodio más doloroso de sus vidas tras el repentino fallecimiento de Andrés, uno de los seis hermanos que componen a este unido clan. Es por eso que las últimas aventuras de Danais han traído nuevos tintes de recuperación y fe.

Danais Cárdenas, el miembro más joven de ellos, fue una de las jugadoras convocadas para formar parte de la Selección Sub 15 del Puerto de leyendas y mitología para representar a Chile en el torneo de fútbol Cup N°1, disputado en la ciudad de Frederikshvn, Dinamarca, dentro del contexto de nuestra primera participación en este certamen en su versión 2019 y gracias a la gestión realizada en conjunto entre Ganamos Todos y la Municipalidad de Valparaíso.

Anais campeona por su club Real España, Valparaíso 2017.    Danais junto a su madre, Valparaíso 2019.

Esta niña de trece años de edad, antes de embarcarse por el sendero que la conduciría a las imágenes más espectaculares que hubiese podido imaginar, tuvo que atravesar día tras día el rigor del trabajo para lograr alcanzarlo.

La mayor parte del tiempo lo mantiene ocupado, ya sea en sus estudios en el Centro Educativo Florida, ayudando a su mamá, Teresa Gómez, en su arduas actividades como encarnadora de redes para los pescadores en la Caleta Portales y lavando mariscos, o bien, entrenando fútbol por su club deportivo Real España, camiseta con la cual ha conseguido varios títulos disputados en la zona y que lleva impregnada en su piel desde los cinco años, momento en el cual comenzaría a internalizar el ambiente del balompié mientras su grupo consanguíneo potenciaba sus habilidades con un incentivo permanente. Incluso ejerce, hasta hoy en día, un rol preponderante de liderazgo, transformándose en dueña de casa cuando sus padres trabajan y ordenando a sus hermanos mayores con los quehaceres del hogar.

Jugando por este club siempre debió relacionarse con el sexo opuesto, tanto con sus compañeros como con sus rivales, y la instancia del viaje por Europa fue a la vez un debut compartiendo deportivamente con integrantes de su mismo sexo.

Danais en Dinamarca 2019.    Danais disfrutando de pasesos en su viaje por Europa 2019.

-Danais tiene problemas de aprendizaje, es por eso que cursa Cuarto Básico- Asegura su mamá Teresa- Pero le he recalcado que, francamente, no me importa por cuántos años tenga que estudiar; pase lo que pase, debe hacerlo y como prioridad.

Fue ella misma, su madre, quien apenas tres días antes de la partida hacia Dinamarca, le revelaría su convocatoria para asistir a este campeonato internacional.

-Me tomaba las manos llorando.-Prosigue Teresa en su relato- No llegaba a creer lo que acontecía por la tremenda magnitud de este premio. Su emoción era indescriptible.

Danais y equipo femenino sub 15 de Valparaíso en Cup N°1, Dinamarca 2019.    Danais en Estadio de Wembley, Inglaterra 2019.

Al mismo tiempo que su padre, José Cárdenas, se dedicaba al severo oficio de obrero en construcciones de la Quinta Región, y su madre manipulaba las herramientas instrumentales del mar, los retoños no cesaban de crecer dentro de la cancha, hasta el punto que su ejemplar más novato, Danais, observara los brotes de su sueño poco a poco haciéndose realidad: llegar a jugar por Santiago Wanderers.

Su paso por el torneo N°1, donde obtuvo junto a sus compañeras un destacado cuarto lugar, caló más profundo de lo que cualquiera hubiera podido vaticinar. Los paseos por Suecia e Inglaterra, en los cuales tuvo la oportunidad de recorrer esquinas emblemáticas de la cultura local y visitar algunos de los coliseos más majestuosos del mundo, como el Estadio de Wembley, sembraron en sus venas un ingrediente adicional de fortaleza.

Junto a la disciplina, la constancia y el empuje, sumaba ahora la experiencia. El reconocimiento de vestirse de estrella por una innegable trayectoria de amor abocado al deporte. Aferrándose a la vida sin caer en la tentación de los vicios y la desidia. Aportando su ser completo para el surgimiento de un mejor destino para todos quienes la rodean.

Esta historia, para el deleite del público y su propia gratificación, no merecía otro desenlace más que el de un final feliz.