Juegos de Vida: “Nos gusta el Deporte”

Nos gusta el deporte. En él podemos representar lo mejor de nosotros mismos, el valor, la paciencia, el esfuerzo, la pasión.

Nos gusta el deporte porque nos acerca soluciones, porque nos ofrece remedios, porque nos ayuda a sobrevivir. Nos presenta comunidades, a través de él viajamos por todo Chile ocupando como mapa la propia radiografía del espíritu de su cultura. Subimos montañas, cruzamos ríos, marchamos por el desierto, nos internamos en el bosque. Respiramos los vientos de sus múltiples caminos hasta encontrar la cancha que nos recibe, sin excepción alguna, con los brazos hermosamente abiertos.

Toperoles para Todos

Nos gusta el deporte porque nos permite conversar con los vecinos, tener una mayor conciencia del entorno que nos mece día a día, conectar sus funciones con nuestro trabajo, remecer el círculo de su rutina y mejorar la fachada del barrio.

Nos gusta el deporte porque endurece nuestros músculos, agudiza nuestra vista, nos agranda el aliento y agiliza los pensamientos. Nos concentra. Nos despierta el talento y nos conduce a soportar el dolor. Revive la alegría, amplifica el sonido del corazón, tonifica los huesos y enciende nuestro motor.

Fútbol femenino     Nado sincronizado.    Esgrima.

Abre una ventana hacia la fe. Nos despierta con el ímpetu de cien tormentas para enfrentar la vida con armas de mayor calibre. Nos impulsa a cruzar fronteras y aprender nuevas lenguas. Nos reúne en la paz de nuestra mesa. Nos alimenta con su fuego y su pureza.

Nos gusta el deporte porque nos revela la Historia, porque nacen sus personajes inolvidables, porque nos divierte el juego. Nos gusta porque la realidad se unta en la imaginación, la risa se mezcla con el llanto y la gloria se cruza con el amor.

Jugamos Todos.    Bàsquetbol.    Fútbol masculino.

Nos gusta porque marca el paso, porque ordena la orquesta, porque cosecha el pasado, porque siembra el futuro. Porque nos ennoblece en la victoria y nos levanta de la derrota. Porque convierte familias, porque regala amigos, porque irrumpe en la oscuridad e ilumina, con sus eternos faros de magia terrenal, todos los espacios de nuestro querido mundo.

Nos gusta el deporte porque nos devuelve a las manos nuestros sueños más profundos y pavimenta bajo nuestros pies el suelo fértil que cobijará por generaciones la lucha inclaudicable por conquistarlos.

Nos gusta el deporte porque nos recuerda que, junto a él, no ganan unos pocos, de ningún modo.

Nos gusta el deporte porque junto a él ganamos todos.