Juegos de Vida: “Una vida en la Piscina”

Dentro de los últimos estudiantes en práctica que trabajaron en Ganamos Todos, conocimos a Iván Pereira en el período de febrero y marzo del año 2019, quien desarrolló su práctica de Periodismo en nuestras oficinas realizando un análisis de contenidos en las plataformas virtuales que nos conecta con la comunidad, creando distintas notas en torneos deportivos de distintas comunas del país e, incluso, formando parte de nuestros programas con colaboración de mano de obra: armando canchas, trasladando balones, agua y el resto de los implementos necesarios para cada jornada.

Iván, oriundo de la ciudad de Iquique, comenzó a interesarse por el mundo del deporte a los diez años de edad, motivado por su papá, que lleva su mismo nombre, con el objetivo de combatir el exceso de peso que sufría el menor de sus cuatro hijos, y que lo llevó a recorrer disciplinas como el hándbol, béisbol, tenis de mesa, fútbol y básquetbol.

   

A los trece años se introdujo de lleno al entrenamiento de waterpolo hasta su edad adulta, participando en campeonatos nacionales en categoría infantil donde resultaría subcampeón en Sub 15, Sub 16 y Sub 18. Además, fue convocado como refuerzo en el plantel del Stadio Italiano de Santiago y fue parte del equipo subcampeón en la Copa Biguá de Uruguay el año 2011.

Esta vasta experiencia, a pesar de sus jóvenes veinticinco años, ha permitido que hoy sea seleccionado antofagastino y ejerza el papel de profesor de waterpolo para niños y adolescentes en la Piscina Olímpica de Antofagasta, transmitiendo todas las herramientas tácticas necesarias sin dejar de lado los términos valóricos que brinda el deporte al momento de formar personas.

       

Iván estudió la carrera de Periodismo en la Universidad Católica del Norte, ubicada en esta misma ciudad, adjuntando un importante intercambio estudiantil en Colombia durante el 2018; experiencia que aprovechó para integrarse al equipo de la Universidad de Medellín en la disciplina que tanto le apasiona y valiendo su desplante en la Liga Universitaria de ese país.

Sus ganas de seguir progresando no se esconden, manifiesta de manera abierta los proyectos que se avecinan y, entre los más grandes, nos revela su intención de establecer una nueva vida en tierras extranjeras, llamando su atención Australia y España, para fortalecer sus conocimientos, consagrar su oficio y entreabrir múltiples oportunidades también en el ámbito profesional del waterpolo, actividad que se niega a abandonar y que anhela mantener en su rumbo para siempre.