Nuestra campeona Valentina Toro: más allá del Karate.

La presencia de la deportista chilena Valentina Toro, campeona panamericana y mundial de Karate, cautivó a todos con su espontaneidad y carisma en una agradable conversación con nuestro presidente Harold Mayne-Nicholls.

Con una gran madurez y sabiduría, teniendo 20 años de edad, nos relató su trayectoria como karateka desde muy pequeña, los diferentes obstáculos que ha debido sortear para alcanzar sus metas y la felicidad que ha significado en su vida el entrenamiento de esta disciplina, la cual le ha ayudado a desarrollarse íntegramente como persona en el resto de sus actividades cotidianas y a relacionarse positivamente con su entorno.

“Nuestros éxitos se logran a través de obstáculos y fracasos”, señaló en un momento de la entrevista. Sin dejar de valorar el trabajo efectuado por Ganamos Todos dentro y fuera de las fronteras chilenas, cumpliendo el sueño de niños y niñas que comienzan a emprender el hermoso camino del deporte. Sobre este punto, comentó: “Cuando viajamos somos todos Chile, es lo más bonito, conocer gente de otras escuelas, de otros países. Aún tengo amistades de todos lados con los que aún sigo compartiendo hasta el día de hoy. Son experiencias únicas que quedan para toda la vida”.

Hoy en día, nos contó, dedica la mayor parte de su tiempo ayudando a sus padres en un emprendimiento de Delivery de alimentos. Siendo hija única, ha asumido un papel proactivo y fundamental para transformarse en un soporte tanto económico como anímico para su familia, con quien realiza un ejemplar trabajo en equipo.

Con su optimismo y perseverancia, entreabre un futuro ampliamente prometedor, compatibilizando sus estudios de Ingeniería Civil Industrial con los vastos proyectos que visualiza ligados a su carrera profesional de alto rendimiento.

Una verdadera inspiración no sólo para los amantes de las artes marciales, sino también para los aficionados al resto de los deportes y un incentivo para toda la comunidad que vive tiempos difíciles en medio de la pandemia.