Yo sí creo en el Viejo Pascuero

Soy de aquellos que atesoran recuerdos de los lugares que visito. Así, de mis viajes trato de traer algo. No lo típico, sino algo diferente.

Hoy tengo una gran colección de diferentes recuerdos.

Hay uno que me llamó la atención al mirarlo. No recuerdo ni dónde ni cuándo, pero debe haber sido en el hemisferio norte en estas fechas.

Es un Santa Claus con sus renos, con un mensaje pintado que en inglés dice: “En esta casa, creemos en Santa….”.

Al regresar con esta compra, recuerdo haberla puesta en la puerta de la casa. Se avecinaba Navidad y era una bienvenida perfecta para todos: vistas y habitantes del hogar.

Pasaron las fiestas, empezó a ganar tiempo el mes de enero, se fueron guardando los objetos navideños y un día el Santa aquel no estaba. Pregunté y obviamente, lo habían guardado.

Lo busqué y lo reinstalé en el mismo lugar. Y nunca más se ha movido de ahí.

Es que si hay algo que no puedo negar, es que nunca creí cuando me dijeron que “El Viejo Pascuero no existe. Son tus papás”. Eso debe haber sido a los 7 u 8 años.

Dolió escucharlo. Pero no cambió mi visión del tema. Qué físicamente no exista y que todo sea parte de un maravilloso cuento, no afecta mis creencias ni sentimientos.

Al contrario, las refuerza: no considero imprescindible palpar algo para saber que vale la pena.

La Navidad permite justamente eso. Un momento mágico que dura días, mientras esperamos la llegada del trineo.

Se dibuja en la ansiedad de niños y niñas cuando creen haber escuchado a San Nicolás tocar campanas dejando regalos; o en ese momento único al ver sonmoliento que bajo el árbol hay un presente; o aquella mañana cuando la calle vuelve a ser el patio de la casa y la mayoría sale a compartir sus nuevos juguetes.

Hace muchos años, allá por 1984 ó 1985 me tocó trabajar un 25 de diciembre. La gran figura del fútbol chileno, en ese entonces, era un arquero fenomenal: Roberto “Cóndor” Rojas.

A la redacción del diario llegó una invitación. Era una actividad que realizaría Roberto en un hogar de menores (recuerdo que eran puros niños, no mayores de 14 años), ubicado en el sector del Club Hípico.

Me tocó reportear ese momento. Llegué mucho antes que el invitado estelar. Me hicieron pasar y me atendieron con gran nerviosismo. Sobraba ansiedad, por conocer a quien les visitaba esa calurosa tarde.

No existían celulares en ese tiempo, por lo que predecir con exactitud la hora de llegada de Roberto, era imposible. Durante la espera, pedí salir al patio a conversar con los niños.

Me impactaron. Sus rostros no tenían expresión de felicidad. Era un día menos para ellos. No tenía valor la Navidad. Se palpaba la angustia, por no estar cerca de sus seres queridos. Su regalo por las fiestas era el encierro.

Hasta que llegó Roberto. Venía de civil. A su espalda un destartalado Viejo Pascuero cargaba una bolsa gigantesca.

Uno a uno, cada niño recibió una pelota de fútbol.

Terminada la ceremonia, me fui al diario. Debía redactar una página. El título de la nota lo tenía en mi mente desde que repartieron el primer balón “Yo sí creo en el Viejo Pascuero”.

El editor no lo permitió. Se burló incluso. No hubo caso. Creo que tituló: Repartiendo Sonrisas … o algo así. De enojado que estaba, contra mi costumbre, nunca leí lo que había escrito.

Si hoy pudiera retroceder las manillas del reloj no cedería, pues “en mi casa creemos en Santa …”.

Harold Mayne-Nicholls

Presidente

Fundación Ganamos Todos

Hay ciertos beneficios de un buen estilo de vida. їPero los remedios lata ayudarnos? La disfunciуn erctil, definida como el persistente fracaso para mantener erección satisfactoria, afecta a m’s de veinte millones de hombres estimados en la Amrica solamente. A continuaciуn se presentan cuatro pasos sobre http://cialis-generic.biz/es/. їQu debo decirle a un terapeuta sexual antes de comprar Kamagra? Mientras que ED es m’s comn entre los hombres mayores, que no es algo que sуlo tiene que vivir. їCu’l es la informaciуn m’s importante que usted tiene que leer acerca de ? No olvide, piense en . їQu puede causar disfunciуn erctil? Las razones pueden variar. Obviamente, Internet es la forma alternativa de comprar cualquier tipo de genricos ya que proporciona el placer de comprar a travs de Internet.